En esta investigaci贸n realizada en Salto y Paysand煤 describimos el nivel de penetraci贸n de algunas de las nuevas tecnolog铆as. El cambio que lleg贸 para quedarse implica a miles de usuarios.
Polit贸logo Ernesto Nieto

En buena medida nuestra especie domin贸 el planeta porque primero se adue帽贸 de elementos naturales con los que construy贸 las primeras herramientas. Fuimos, hace millones de a帽os, antes que cualquier otra cosa, creadores de tecnolog铆a. 鈥Si una ma帽ana de hace 5 millones de a帽os hubi茅semos estados presentes en el conf铆n de la selva con la sabana habr铆amos vislumbrado la siguiente escena: nuestros antepasados, todav铆a entre las brumas, permanec铆an de pie, oteando nerviosos el panorama soleado. A cierta distancia, hubiera podido confund铆rseles f谩cilmente con una familia de chimpanc茅s, excepto que cuando comenzaron a avanzar por la hierba se mantuvieron erguidos. Todos los adultos sosten铆an un palo afilado en la mano. Aquella ma帽ana se hab铆a dado cita all铆 toda nuestra historia: todo lo que 铆bamos a ser y todav铆a podemos ser鈥(1).
Nuestro recorrido evolutivo nos hizo constructores de tecnolog铆as, con ellas cambiamos nuestras condiciones de vida, nuestro entorno, y sin tener conciencia, tambi茅n cambiamos nuestros h谩bitos, costumbres y hasta creencias colectivas.

En nuestro siglo XXI, y en este Uruguay tan aggiornado en algunos aspectos, la tecnolog铆a se ha vuelto una cuesti贸n com煤n y de consumo deseado, impulsado y ofrecido a diestra y siniestra. Como veremos a continuaci贸n, parte de estas tecnolog铆as tienen una decisiva presencia entre los m谩s j贸venes de nuestras sociedades.

1-

Entre los habitantes de Salto y Paysand煤 mayores de 14 a帽os la tenencia de celulares inteligentes, smartphones o como queramos denominarlos es muy importante. Entre el total de la poblaci贸n m谩s del 30% tiene al menos uno de estos equipos, pero cuando desagregamos los grupos de edades encontramos que entre los 14 y 30 a帽os de edad la tenencia de esta tecnolog铆a es del 73% de dicha poblaci贸n. Los nuevos ciudadanos, electores y consumidores tienen incorporado de manera natural la tenencia de estos elementos. En el otro extremo de la pir谩mide de edades, entre los mayores de 70 a帽os, la tenencia de estas tecnolog铆as no llega al 10% de penetraci贸n. Lo nuevo y lo viejo est谩n representados de manera brutal en esta incorporaci贸n tecnol贸gica. Casi todos los j贸venes la tienen y la usan; muy pocos de los mayores de la pir谩mide la tienen y la usan.

2

De entre todas las posibles aplicaciones que vienen para los tel茅fonos celulares sin dudas que la que ha causado m谩s cambios en los h谩bitos y en las formas de comunicaci贸n por estas latitudes es WhatsApp. Tiene adem谩s como particularidad que no solo los 煤ltimos modelos de celulares la pueden utilizar, sino que varias marcas de generaciones 鈥渁nteriores鈥 tambi茅n la pueden implementar. Pues bien, hay un 41% de la poblaci贸n de Salto y Paysand煤 que utiliza esta aplicaci贸n. Son miles de personas que la utilizan. Nuevamente cuando miramos el corte et谩reo de las mismas entre los m谩s j贸venes casi el 82% utiliza la aplicaci贸n, y solamente algo m谩s del 11% de los mayores de 70 a帽os. Sin embargo tambi茅n la usan bastante m谩s de la mitad de las personas entre los 30 y 49 a帽os, es decir, el grueso de la poblaci贸n que al ritmo lento del pa铆s va tomando los lugares de decisi贸n.

3-

 

Para confirmar la importancia de esta aplicaci贸n y de c贸mo ha cambiado incluso las bases del negocio de las comunicaciones observemos el h谩bito de su uso de la misma: casi el 70% de quienes utilizan esta tecnolog铆a lo hace diariamente, y cuando observamos a los m谩s j贸venes, es decir a quienes la tienen como vimos en el 82% de los casos, el uso diario de la misma es casi un谩nime: m谩s del 95% de los m谩s j贸venes que tienen WhatsApp la usan de forma diaria y como principal v铆a de comunicaci贸n.
A pesar de la opini贸n pesimista de muchos analistas, educadores y fil贸sofos sobre el rol de estas tecnolog铆as y de sus diversos impactos en la vida social, la fuerza de su alcance y utilizaci贸n hace que esta carretera tenga un solo sentido: cada vez m谩s personas las incorporar谩n y su uso diario y con los m谩s diversos fines es un hecho consumado.

Hay un peque帽o pero poderoso detalle que se vuelve a repetir: en nuestros comienzos como especie 鈥淟os individuos que fabricasen los mejores palos y los manejaran con mejor habilidad disfrutar铆an de dietas m谩s ricas en grasas y prote铆nas, ser铆an m谩s fuertes y sanos y dejar铆an m谩s descendencia鈥 (2). En nuestro tiempo una parte cada vez mayor de la poblaci贸n mundial es usuaria de estas tecnolog铆as, pero los que las fabrican, los hacedores de las mismas, y obtienen los beneficios econ贸micos directos de ellas siguen siendo una enorme minor铆a.

4

5

 

Resumen T茅cnico de la Encuesta:
Esta es una encuesta representativa de los departamentos de Salto y Paysand煤. La misma se realiz贸 a partir de una muestra de 416 entrevistas a ciudadanos habitantes de las capitales departamentales. Se utiliz贸 un muestreo aleatorio simple para la asignaci贸n de las entrevistas. Se utiliz贸 un formulario de preguntas cerradas y de m煤ltiple opci贸n. Se consideraron cuotas por g茅nero y edades en la conformaci贸n de la muestra. La recolecci贸n de la informaci贸n se realiz贸 entre el 20 de diciembre de 2015 y el 10 de enero de 2016. Es previsible un margen de error de +/- 5% de los valores expresados en esta s铆ntesis, con un nivel de confianza del 95%, aunque en los sub grupos estudiados dicho margen es mayor.


 

(1)聽Marvin Harris, 鈥淣uestra Especie鈥, Alianza Editorial, 1988.
(2)聽聽Ib铆dem

Fuente:http://agora.com.uy/