Fuente: Perspectiva

El software se consolida como el coraz√≥n de las operaciones de una empresa. En consonancia, la exigencia para que ofrezca los m√°ximos niveles de calidad y robustez se increment√≥ de manera exponencial en el √ļltimo tiempo.

En este contexto, la¬†metodolog√≠a del¬†testing,¬†cuestionada durante a√Īos, se posiciona como¬†una de las pr√°cticas m√°s importantes en el mundo del desarrollo de aplicaciones. Por supuesto, esta din√°mica se fue¬†aggiornando¬†a las nuevas necesidades de las empresas y a un nuevo¬†mindset¬†en los equipos de trabajo.

En un principio, el testing se focalizaba como una fase final. Con el producto terminado, se procedía a probarlo. Hoy, en cambio, el valor agregado de esta disciplina se vislumbra desde el inicio mismo del proyecto. Se trata de una pieza fundamental para mantener los proyectos dentro de los tiempos y los presupuestos estipulados.

En todo el ciclo de vida

El¬†tester¬†debe cuestionar, participar del dise√Īo, aportar el punto de vista del usuario final y supervisar todas las etapas de construcci√≥n del producto.¬†Cada error que se previene en una etapa temprana es menos costoso que aquellos que contin√ļan invisibles hasta la fase productiva.

Un tema no menor: si bien el objetivo de la metodolog√≠a de¬†testing¬†es lograr la m√°xima calidad posible del producto de software,¬†esta responsabilidad no puede recaer √ļnicamente sobre los expertos en pruebas. Todo el equipo de desarrollo debe iniciar y ejecutar todo el ciclo de vida del proyecto de manera colaborativa con el foco puesto en la calidad.

Una nueva tendencia remarca la importancia creciente del testing: la automatización de las pruebas. El objetivo no es que reemplacen a las pruebas manuales -muchas de ellas efectivamente necesarias- sino que las complementen.

  

La era del testing automatizado

Uno de los campos m√°s propicios para la automatizaci√≥n de testeos se da en las pruebas h√≠per repetitivas, ya que aportan una mayor cobertura de los resultados obtenidos inicialmente. Es com√ļn que en t√©rminos manuales se decida reducir cobertura, porque el tiempo de desarrollo es acotado o porque es necesario reducir costos.

Por eso, los casos que necesitan demasiado esfuerzo de recursos humanos -que, en términos de calidad, se traduce en una mayor cantidad de errores en la fase productiva- ganan notablemente con la automatización, que ofrece además la posibilidad de generar métricas de los resultados.

También se recomienda aplicar automatización en los proyectos que entregan alto valor al negocio, ya que así se garantiza un funcionamiento más adecuado. O iniciativas que deben ser testeadas en diferentes ambientes y dispositivos, para incrementar la cobertura y la precisión de las pruebas.

El¬†testing¬†es hoy un acompa√Īamiento continuo que avanza paralelamente al desarrollo. En la era de la transformaci√≥n digital, un software de mayor calidad significa mejor experiencia de los clientes, mayor rentabilidad y negocios al m√°ximo de su potencial.